Sales de cocina

Hay dos variedades de sal de cocina, la marina y la yodada, ambas contienen cloruro sódico y se utilizan como sal de mesa corriente para sazonar o condimentar los alimentos, aunque su valor nutricional es diferente.

La sal yodada es una sal de mesa a la que se le ha añadido yodo; 60 miligramos de yodo por cada quilo de sal. En general, en cambio, la sal marina no es una buena fuente de yodo porque éste suele perderse durante su procesamiento.

En nuestro organismo, casi las tres cuartas partes del yodo se encuentran concentrados en la glándula tiroides, donde se utiliza mayoritariamente para la síntesis de hormonas tiroideas y donde desempeña un papel esencial en los procesos relacionados con el metabolismo energético, consumo de oxígeno y producción de calor, favoreciendo la disipación de las reservas de energía del organismo.

La falta de yodo, que suele deberse a la escasez de este elemento en el agua de bebida y en los alimentos, siendo más acusado en zonas alejadas del mar, puede comportar un déficit de la función tiroidea que, a la larga, cause hipotiroidismo.

El yodo se encuentra en el aire y en el agua del mar, pescados, mariscos, algas marinas, y en los berros y espinacas en el mundo vegetal.

Pero no se puede medir el contenido en yodo de cada uno, porque como es un mineral y está en la tierra, todo depende de la concentración que haya en el suelo. Si éste es rico en yodo, todo lo que se coseche en él lo será. Hasta los animales que pastoreen en el tendrán yodo en su carne.

Pero si no lo es, todo lo que consuma será pobre en yodo, y puede tener problemas que van desde el Bocio hasta el Cretinismo.

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>