Montar mi escuela de baile

Ahora es más fácil porque hay más adelantos, más maneras y más comodidades pero antes no era tan sencillo dedicarse a lo que a uno le apetecía realmente, no era nada fácil elegir una forma de vida y conseguir sobrevivir dedicándote a lo que realmente te apetecía en la vida, en mi caso fue realmente difícil pero finalmente conseguí montar una escuela de baile, que se llama www.baileypilatesmadrid.com y que como ahora os contaré me costó sudores y lágrimas.

Mi familia siempre ha sido muy conservadora, la verdad es que la palabra es exageradamente conservadora por lo que con dieciocho años decidí emanciparme e irme a vivir con una tía a Madrid, comencé a trabajar de camarera en una cafetería para poder pagar la escuela de danza, era mi pasión, siempre había querido bailar y no dejar de hacerlo nunca, mis padres no lo veían muy claro, decían que era indecoros, que eso de andar dando saltos ligera de ropa no era para una señorita decente, imaginaos este sermón en pleno año dos mil diecisiete, la cuestión es que no me marché de casa solo por eso, fueron un cúmulo de situaciones que hicieron inviable la convivencia. Me costó mucho dejar a mi madre, pero era lo que tenía que hacer si quería tener mi propia vida.

Trabajando en la cafetería conocí a Rodrigo, un chico estupendo que tenía una escuela de baile, llamarlo suerte, llamarlo karma, llamarlo destino, da igual allí estaba con un chico súper guapo y que además tenía una escuela de baile cerca de la cafetería. Enseguida entablamos una amistad, el venía casi a diario a tomar un café a la cafetería y aprovechábamos para hablar, un día me dijo que si quería cenar con él, dije que sí por supuesto y de ahí surgió lo que ha día de hoy sigue siendo una relación de pareja estable.

Rodrigo es genial, me quiere y se le nota, yo también lo quiero y también es evidente. La verdad es que dicen que hay un destino para todos, que solo hay que saber esperar, el mío ya ha llegado y es maravilloso, seguí un año más trabajando en la cafetería y acabé mis estudios en la academia de baile. Con mi experiencia bailando fue fácil que Rodrigo me pidiera que diera clases de baile lo cual acepté encantada porque si bien yo quería ser bailarina de ballet pero también me vale el baile de salón, la bachata, la cumbia, la salsa… cualquier disciplina la sé bailar y es que llevo el ritmo en el cuerpo y unas ganas locas de enseñar lo que sé hacer.

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>