Evita la deshidratación

El agua es esencial para la vida. Su aporte también está presente en otras bebidas, infusiones, leche, licores y los propios alimentos, ya que el agua forma parte de su composición en mayor o menor medida.

También existe un suministro de agua para nuestro organismo procedente de las reacciones de combustión de los alimentos y de los tejidos, durante las cuales se libera este elemento.

Las necesidades de agua de cada persona varían en función de muchos factores; transpiración, clima, hábitos de comida, actividad física, edad, tipo de dieta o situaciones fisiológicas especiales como la lactancia.

Las personas mayores por ejemplo, no tienen sed, pues tienen menguada esta sensación, y para evitar una deshidratación hay que incentivarles a tomar infusiones y zumos.

De todos modos es importante beber más. La ingesta de agua sólo aporta efectos saludables, y para lograr un buen mantenimiento del volumen y concentración de los líquidos corporales no es recomendable limitar su incorporación.

Su efecto diurético, limpiando y drenando el intestino y los riñones, es muy importante. Además, beber agua en ayunas, es una magnífica forma de combatir el estreñimiento. El agua disminuye la consistencia de las heces, favorece el tránsito intestinal y la evacuación.

En un informe reciente, la Universidad Rockefeller de Estados Unidos advirtió sobre la importancia de beber agua, antes de ir a la cama y al levantarse, porque durante el sueño también se pierde agua.

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>