Conserva tus brochas de maquillaje como el primer día

brochas

Un maquillaje aplicado con las herramientas adecuadas permite que obtengamos un acabado perfecto. A la hora de elegir brochas de maquillaje podemos encontrar de todo tipo en el mercado, desde brochas ovaladas, de lengua de gato, mofeta hasta en forma de esponjas ¡para gustos los colores!

Sin embargo, aunque a todos nos gusta tener en nuestra colección un par de brochas buenas y limpias, el momento de lavarlas puede convertirse en una tarea más del hogar. Esto hace que muchos opten por usar las brochas sucias durante más tiempo del recomendado que harán que no solo se estropeen, si no que aparezcan algunos desperfectos en tu piel que podrías ahorrarte.

¿Dónde guardar tus brochas?

La gran mayoría de las mujeres guardan sus cosmeticos y brochas en el baño. La falta de espacio en el dormitorio o simplemente el lugar más cómodo para poder asearnos y maquillarnos durante el día es el propio aseo, sin embargo no es el sitio más recomendable para guardar nuestros utensilios de maquillaje.

La humedad que se concentra después de cada ducha produce hace que bacterias y hongos se depositen en nuestros productos, y que usaremos directamente sobre nuestra piel. Usar cosméticos y utensilios contaminados sobre la piel, son los causantes de la aparición de brotes de acné o incluso reacciones (rojeces) en las pieles más sensibles.

Para evitar esta contaminación de nuestros utensilios a la hora del aseo lo mejor es guardarlos en un espacio cerrado, donde tenga el menor contacto posible con el ambiente exterior, ya sean en un neceser o en un bote apto para ellas. Por supuesto, acompañarlo de una higiene semanal adecuada.

Reduce tu colección de brochas

Algunas de las primeras recomendaciones para evitar que este proceso de limpieza sea tan tedioso es conservar aquellas brochas que realmente usamos diariamente a la vista. Con esto conseguiremos que al final de semana solo tengamos que limpiar 2 o 3 y con ello reduciremos el tiempo que tenemos que invertir en limpiar ¡casi tanto lo que dura un buen un cepillado de dientes!

Usa champú neutro

No todos los geles o champús que nos encontramos sirven para limpiar nuestros utensilios de maquillaje.

A la hora de elegir un champú para tus brochas seleccionan uno suave a base de coco o apto para niños, ya que suelen ser poco agresivos y permiten eliminar la grasa de nuestras brochas con facilidad.

Evita fuentes de calor

Secar nuestras brochas encima del radiador puede acelerar su secado y posterior uso. Sin embargo conseguirás que el pegamento que une las cerdas con el mango termine despegándose y se nos estropeen. Por ello, elige un día de descanso en el que sepas que no vas a usar tus brochas, o simplemente experimenta y prueba a maquillarte sólo con las manos.

Raquel Marcos Esteban

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>