¿Cómo ser asesora de belleza?

Las consultoras o asesoras de belleza son personas que se dedican a la venta de cosméticos a nivel particular. Obviamente, se trata de un trabajo difícil y que requiere de aptitudes, compromiso y mucho más. ¿Quieres saber cómo ser asesora de belleza?

7 pasos para ser asesora de belleza

Te contamos cuáles son los 7 pasos para ser consultora de belleza más básicos. Eso sí, ¡todo depende de ti!

1. Elige la empresa que te proveerá

Es importante que la empresa a la que representes (porque al final la representas) te ofrezca lo que necesitas.

Tendrás que estudiar a fondo los catálogos de todas ellas, conocer sus ventajas, sus métodos de pago, sus premios e incentivos y, por supuesto, lo que venden.

Es importante que los productos que vas a aconsejar sean de calidad y que, por supuesto, cumplan con todo tipo de normativa. Esto es algo a lo que tú no puedes poner remedio, pues no los fabricas, pero no está demás saber que existe el servicio de consultoría de cosméticos, que consiste precisamente en ofrecer asesoramiento sobre normativa, composición, tratamiento de ciertos productos, etc. y que, con la información obtenidas puedes confiar en ciertas empresas o recelar de ellas.

Es difícil que, a día de hoy, cualquiera de estas conocidas empresas no esté al tanto o se salte deliberadamente temas de normativa, pero, por si acaso, no está de más asegurarse antes de elegir a quien representar.

2. Cursa contenido de cosmetología

No es necesario que inviertas años y años de tu vida en formarte en ello pero obviamente, si vas a hablar de cosmetología tendrás que conocer efectos de los productos, posibilidades, tendrás que poder dar consejos según ciertas especificaciones y tener buena mano, pues en alguna ocasión puede que te toque hacer de esteticista también, aplicando alguna crema, por ejemplo.

Busca formación que te permita combinar tiempo de estudio con el trabajo, y que a poder ser puedas poner en práctica con los productos que tienes.

3. Conoce verdaderamente los productos

Es muy difícil que, a día de hoy, consigas vender un producto de belleza a domicilio si no lo conoces. Las preguntas se amontonan, la desconfianza se puede respirar en muchos casos y, sobre todo, la clienta querrá saber por qué está pagando -seguramente- un precio más alto que en muchos otros casos.

Conoce las ventajas, los modos de uso o aplicación, las reacciones alérgicas, los casos contraindicados, los resultados según diversos factores, etc.

4. Consigue y fideliza clientes

Ser consultora de belleza no es un trabajo sencillo y no da dinero rápido. Tienes que crear un importante vínculo de confianza con las clientas, invertir tiempo y esfuerzo en conocerlas, sobre todo en las primeras visitas, donde seguramente no vendas nada pero sí hagas completas sesiones de belleza gratis.

La idea es crear esa confianza, de manera que las clientas sepan que pueden contar contigo y que tú puedes ser la solución en los casos en los que tengan una necesidad.

5. Trata con otras consultoras

Tan importante como tener clientes es tener productos. En muchas ocasiones te ocurrirá que el producto que te demandan no lo tienes ni vas a tener en un futuro inmediato (ya sea porque lo acaban de retirar del mercado, porque tú no lo trabajas, porque no te queda o por cualquier otro motivo). El cliente seguramente no espere un par de semanas a que se lo puedas conseguir.

Alíate con otras consultoras y pactad el prestaros o venderos productos las unas a las otras en casos de necesidad. Es aquí donde debes hilar fino y crear un grupo de consultoras que trabajen con productos variados, de manera que te asegures un stock surtido que satisfaga prácticamente cualquier necesidad.

Así si te piden crema con aceite de argán porque la anterior vez compró y le encantó y no tienes a mano, haces una llamadita y posiblemente en una horita tu cliente tenga su su aceite al precio de siempre y tú obtengas tus beneficios. Eso sí, ¡le deberás un favor a tu compañera!

6. Aprovecha las ofertas

Y cuando decimos aprovechar no significa simplemente que inviertas en comprar productos de oferta. Tan importante o más es crearles demanda, de manera que tus clientas verdaderamente deseen lo que tienes disponible. Por muy bien de precio que te salga el stock si no le das salida terminará saliendo caro.

7. Conoce el esquema Ponzi

Indicar que nosotros, antes siquiera de explicarte en qué consiste, te aconsejamos que no lo utilices. Se trata de la compra de los productos por parte de la consultora para hacer una reventa, en lugar de ir a comisión, llevarte un porcentaje, incentivos, etc.

Son opciones completamente diferentes, igualmente utilizadas a día de hoy. Sin embargo, nosotros te aconsejamos que no arriesgues tu dinero utilizando únicamente este sistema. Lo ideal es una combinación, de manera que vayas a comisión y que después, por voluntad propia, tú quieras comprar algunos productos porque consideres que vas venderlos rápidamente o sacarles un mayor beneficio. Trabajar invirtiendo importantes cantidades de dinero no aporta ninguna seguridad.

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>