Cómo afectan a nuestro organismo los antioxidantes

Los antioxidantes han sido considerados como un escudo que nos protegía de todo tipo de males. No es que su consumo no esté recomendado, todo lo contrario, siempre es saludable incluir en nuestra dieta alimentos ricos en antioxidantes, sin embargo su eficacia no tiene efectos milagrosos.

Las propiedades de los antioxidantes

No se puede hablar de pros y contras, ingerir alimentos con antioxidantes es siempre saludable, sin embargo los estudios actuales demuestran que el poder de estos aportes no es tan decisivo como creíamos, al menos si nos llegan por vía alimentaria.

Los antioxidantes son en realidad la acción de diversas sustancias fitoquímicas (vitaminas y minerales entre otras), en contra de radicales libres, unas sustancias nocivas que aceleran el envejecimiento de las células.

Los antioxidantes ralentizan el envejecimiento de las células anulando hasta cierto punto la acción de los radicales libres, por eso cabe pensar que tengan un impacto decisivo en enfermedades como el Alzhéimer o el cáncer, ya que ambas se desarrollan en base al envejecimiento prematuro de células.

Estudios actuales apuntan a que, si bien el efecto anti-envejecimiento de los antioxidantes está demostrado, el aporte que ofrecen los alimentos puede no ser suficiente para evitar enfermedades graves como las mencionadas.

Alimentos con alto contenido en antioxidantes

Como decimos, una dieta rica en antioxidantes siempre va a ser beneficiosa para nuestro organismo, los siguientes son los 3 alimentos con un mayor contenido en este tipo:

  • Frutos secos: Previenen el estrés celular debido a su alto contenido en antioxidantes.
  • Té verde: Desarrolla una acción antioxidante gracias a su contenido en polifenoles.
  • Zanahorias: Generan vitamina A, que actúa como antioxidante para las células.

Antioxidantes como parte de un tratamiento estético

Los radicales libres están estrechamente relacionados con el envejecimiento de la piel. Si aislamos la acción dañina de los radicales libres estaremos anulando su capacidad para degenerar células.

En este sentido, los tratamientos con antioxidantes se han revelado como una solución especialmente eficaz por medio de aportes extra de vitaminas, principalmente la C. Si además añadimos otros principios activos, su acción se potencia para estimular la acción de colágeno.

El colágeno es una proteína cuya acción permite que la piel permanezca tersa, sin embargo a partir de los 30 años su producción se reduce drásticamente. Gracias a los tratamientos antioxidantes favorecemos la aparición de colágeno natural, sin necesidad de añadir a nuestro organismo colágeno artificial.

Si te sometes a un tratamiento de este tipo en un centro de estética en Madrid podrás comprobar cómo se suavizan las arrugas, la piel permanece hidratada por más tiempo y mejora la firmeza y tonicidad de cuello y rostro de manera inmediata.

Estos tratamientos también han demostrado una gran eficacia como medida preventiva. Si aportamos antioxidantes a nuestro organismo podremos evitar la aparición de arrugas y otros defectos de la piel antes de que aparezcan.

Los antioxidantes son beneficiosos tanto para la salud como para el aspecto de nuestra piel. Nunca está de más incluirlos en nuestra dieta como parte de una alimentación equilibrada.

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>