Blefaroplastia y como mejorar tu mirada

La blefaroplastia es aquella técnica que tiene el objetivo de solucionar problemas de exceso de piel o de grasa en la zona de los párpados. Algo que comienza a producirse especialmente en personas que están cambiando de la década de los 30 a la de los 40.

Este tipo de problemas en los párpados suele hacer que las personas parezcan más cansadas, por que así lo transmiten los ojos y la cara. La salud de los párpados transmite mucha más información de la que pensamos. Y es que tan sólo con eliminar el exceso de bolsas en los ojos y alrededores, se puede conseguir una mirada más fresca y un aspecto más juvenil.

Existen por tanto dos tipos de blefaroplastias posibles: una en el pliegue del párpado superior y otra en el interior. Las cicatrices son prácticamente imperceptibles, en incluso cuando es necesario tan sólo quitar algo de grasa en la blefaroplastia inferior, la misma se puede abordar desde el interior del párpado.

En lo que se refiere estrictamente a la operación, la misma requiere un tiempo en el quirófano de unas dos horas aproximadamente. Por supuesto, depende de cada paciente y cada caso en particular, pero lo general son dos horas. Toda esta información se la facilitará su cirujano plástico cuando tengan una cita con él. Recuerda llevar todas tus dudas y preguntas apuntadas para que no se te olvide nada. Existen muy buenos cirujanos plásticos y clínicas de cirugía en todo el país, así que no te preocupes si piensas realizarte la cirugía en Sevila, en Madrid o realizarte una blefaroplastia en Barcelona, donde te recomendamos el Instituto de cirugía plástica Dr. Fabrizio Moscatiello.

En la blefaroplastia más típica, se hacen las incisiones en los pliegues naturales, prolongándose las mismas hacia la zona externa, y fundiéndose con las conocidas como “patas de gallo”. Estas cicatrices son apenas visibles, y de hecho irán desapareciendo con el paso del tiempo. Si sólo se tienen bolsas grasas, se opta por la blefaroplastia transconjuntival, que consiste en una incisión por dentro en la membrana conjuntiva, operación que deja aún menos cicatriz.

En cuanto al postoperatorio, se aplicará una pomada específica en las suturas y bolsas de hielo y antiinflamatorios para la inflamación, que irá remitiendo pasadas las primeras 48 horas. Los puntos se retirarán en torno a los cinco días o una semana tras la operación y si el paciente es usuario de lentillas, éstas no podrán utilizarse hasta pasados unos quince días. A los diez días podremos volver a hacer una vida prácticamente normal.

Deja un comentario

Puedes usar HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>